El análisis del éxito de la implementación de los sistemas integrados de planificación de los recursos empresariales (ERP) es un tema que, aunque reciente, tiene mucha relevancia para los mandos medios y altos y la comunidad de tecnología de la información. Sin embargo, y como resultado de esta novedad, la mayor parte de la investigación existente se circunscribe a estudios orientados, sobre todo, a grandes empresas o corporaciones.

¿Por qué ha surgido, tanto en los académicos como en los empresarios, este creciente interés en analizar la implementación de los ERP?

Cuando son implementados y asimilados con éxito, los beneficios generados por los ERP pueden ser muy relevantes, pues repercuten tanto en las operaciones como en los aspectos estratégicos del negocio.

Algunos casos de estudio han revelado que la implementación exitosa de los ERP puede contribuir con ahorros en costos realmente notables gracias a la integración de procesos y la habilitación de formas innovadoras de conducir el negocio que impactan positivamente en la rentabilidad. También se ha documentado la repercusión directa de las mejoras debidas a los ERP sobre áreas medulares que inciden en la fuente de ingresos, como servicio al cliente, análisis de patrones de ventas y toma de decisiones en tiempo real demostraron empíricamente que aquellas organizaciones que han invertido en erp tienden a exhibir mejores desempeños financieros y mayor valoración en el mercado, en comparación con aquellas que no lo han hecho.

Si bien es cierto que en muchos casos los ERP potencian la ventaja competitiva de las organizaciones, en otros, su implementación ha generado fracasos dramáticos con deterioros irreversibles. Davenport presentó el caso de la compañía FoxMeyer Drugs que atribuyó a la implementación del ERP su posterior bancarrota. Ante estos resultados contradictorios, son múltiples las inquietudes que experimentan las empresas que evalúan la adopción de este tipo de tecnología en sus procesos de negocio. Hay quienes sostienen que la alta tasa de fracasos en la implementación de los ERP ofrece una oportunidad única a los investigadores para obtener un mejor entendimiento de aquellos elementos críticos que pueden determinar su éxito. Hay especialistas que dan una aproximación a esta tasa de fracasos y sostienen que 70% de los proyectos ERP fallan en ser completamente implementados, inclusive después de 3 años invertidos en el intento.

Además, y aun cuando la implementación del ERP sea exitosa, no debe pasarse por alto que las empresas también enfrentan retos, obstáculos y riesgos previos al disfrute de sus beneficios. En términos de inversión, para las grandes empresas la adopción de un ERP puede requerir miles o incluso millones de dólares. Otro factor, tan importante como la inversión, lo representa el tiempo de implementación del ERP , pues este compromete directamente tanto las operaciones del negocio como sus recursos. Los resultados obtenidos en este aspecto son también muy variados y, en algunos casos, profundamente desalentadores.